sábado, 28 de marzo de 2015

Qué es la acotación

La acotación es el sistema gráfico con el que se colocan las medidas de un objeto en su dibujo. Por supuesto, siempre se trata de dar las medidas reales, independientemente de a qué tamaño se realice el dibujo (escala) y aunque se trace a mano alzada. Esto suele crear confusión entre el alumnado, por lo que es muy importante tenerlo en cuenta.
La medida que se pone en el dibujo siempre es la medida real
Cómo colocar las medidas (cotas) y cómo dibujar las líneas (de cota) sobre las que se situarán las medidas tiene que seguir unas reglas o normas de acotación puesto que la acotación está normalizada (como todo en Dibujo Técnico).
Dependiendo del sistema de acotación y del tipo de dibujo encontraremos ciertas variaciones. Por ejemplo, la línea de cota en el dibujo arquitectónico se delimita por un pequeño trazo mientras que en el dibujo industrial hay que dibujar puntas de flecha.
Debido a que en el examen PAU se pide acotación industrial es esta la que practicamos en el aula.
Antes de concretar normas de acotación, debemos pensar en su función. Pues debe facilitar la comprensión formal del objeto real 3D. Las dimensiones son en los 3 ejes: X para el ancho, Y para la profundidad, Z para la altura. Se dan siguiendo este orden o o bien especificando a qué dimensión nos referimos.

Los elementos gráficos de la acotación son 3:
  1. Cota o medida (sin añadir la unidad métrica, esta se concreta como leyenda o en la escala gráfica)
  2. Línea de cota. Tan larga como el segmento medido, paralela al mismo,  y sobre la que situar la cota. En el caso de circunferencias, la línea de cota abarcará el radio o el diámetro en posición inclinada respecto de los ejes ortogonales que determinan su centro.
  3. Línea auxiliar de cota. Nace en los extremos de lo medido y suele ser perpendicular a ese segmento.

Normas generales que se deben seguir para acotar
La acotación es un complemento de las vistas (y menos frecuentemente, de la perspectiva) y se traza con línea fina (lápiz duro). En ocasiones puede ahorrarnos una vista, sobre todo cuando utilizamos símbolos de diámetro o de cuadrado.

  • Siempre se pone la medida máxima del objeto en cada eje.
  • Las acotaciones más pequeñas se distribuyen más próximas al dibujo. Evitando tropiezos de unas líneas con otras.
  • Por la razón anterior: nunca se cortará una línea de cota, con ninguna otra línea: del dibujo, auxiliar de cota, arista, línea de cota.
  • Las líneas de cota (salvo para arcos y circunferencias) se colocan horizontales y verticales.
  • La cota, siempre se sitúa encima de la línea de cota.
  • La lectura es: desde la parte inferior de la hoja para las cotas horizontales y desde la derecha para las verticales.
  • Si hay circunferencias, se acotan además de su tamaño, la posición de su centro (pues tenemos que saber exactamente el punto dónde pinchar con el compás).
  • Se dan todas las medidas necesarias, se evitan las innecesarias y nunca se repiten.



Además de lo anterior, hay que recordar que un buen dibujo es limpio, ordenado, tiene en cuenta la simetría, la equidistancia de distintos elementos, los grosores de línea y sus formas adecuadas. Es decir, que la estética y el buen gusto son imprescindibles. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario